Monthly Archives: August 2006

Síndrome de Abstinencia

Soy un gran tomador de mate. En gran cantidad (uno o dos termos por día) y con gran calidad (me gusta pensar que es así).

Sin embargo, una serie de eventos desafortunados determinaron que hoy, 18 de agosto, sufra los desagradables síntomas de abstenerme del consumo de la infusión.

Si no existiera el límite de peso del equipaje en los aviones, habría traído una provisión de yerba suficiente para el tiempo que voy a vivir acá. Dado un consumo promedio de medio kilo semanal, tendría que haber traído 6 kilos. Un desperdicio de espacio.

-“Algún argentino voy a encontrar”, pensé. Pues no. En dos semanas, lo más cercano a un compatriota fue un acordeonista francés tocando “Libertango” en una estación de subte.

Cuando la escasa provisión estaba acabándose, busqué, desesperado, información sobre proveedores de yerba en París. Todos los posts en foros, blogs y demás artificios 2.0 apuntan a un sólo lugar: Delicias Latinas, que parece ser una especie de centro cultural/bar/proveeduría rioplatense. Mayor fue mi alegría cuándo descubrí, gracias a Google Maps, que está a pocas cuadras de donde vivo. Una vez que la yerba finalmente se acabó, fuí, contento, a comprar un par de kilos. Grande fue mi desazón cuando choqué con éste terminante cartel, pegado a la puerta cerrada del lugar:

Fermé pour travaux jusqu’à 25 août (Cerrado por reformas hasta el 25 de agosto)

Me conformé con mirar en la vidriera sin iluminar del lugar, cientos de paquetes de yerba de distintas marcas apilados sobre cajas de otros productos argentinos (alfajores y todo eso)

6 días más sin mate son inconcebibles (ya llevo 3 sin cebar uno). Volví a casa, triste, pero determinado a encontrar un paquete de yerba en ésta ciudad. Encontré otra referencia, que se me había escapado en la primera búsqueda. Aún más cerca de mi casa, genial, voy, son 3 cuadras.

Esta vez fue peor:

Fermé pour vacances jusqu’à 5 septembre.

Todo parece indicar que las próximas dos semanas, hasta que llegue gente de Argentina, voy a tomar tecito.

Million de Singes

Fue entonces cuando vi el Péndulo. La esfera, móvil en el extremo de un largo hilo sujeto de la bóveda del coro, describía sus amplias oscilaciones con isócrona majestad (“El Péndulo de Foucault”, Umberto Eco)

Por cuestiones de trabajo, voy a pasar los próximos 3 meses de mi vida en París. Hoy, en el décimo día de mi vida parisina, pude cumplir uno de mis sueños: ver el Péndulo de Foucault en Saint-Martin-des-Champs, iglesia abacial sin cruces ni santos, anexa al Musée des Arts et Métiers, gigantesca exposicion de prodigios técnicos.

Así como los musulmanes visitan la Mecca, todo nerd que se precie de tal debería visitar el Musée alguna vez en su vida. El museo expone desde una Pascaline fabricada por el propio Blaise Pascal, hasta una Cray 2.

Hasta ahora, mi destino más lejano había sido el balneario La Paloma, en Uruguay (habría sido Cabo Polonio, si no hubiese llovido tanto). Por lo tanto, no dejo de asombrarme del primermundismo que se vive aquí.

¿Alguien sabe dónde encontrar yerba mate en ésta ciudad?