Monthly Archives: December 2006

Coworking

Mariano Amartino (de Denken Über) posteó sobre el concepto de CoWorking. Básicamente, se trata de compartir el alquiler de espacios en oficinas grandes. Como la colocation, pero para el laburo.

Uno de mis objetivos para el año que viene es mover mi espacio de trabajo afuera de mi casa. Una de las razones es que, como muchos profesionales independientes, estoy empezando a sentir los efectos del aislamiento. Ser freelance tiene sus ventajas, pero luego de haber vuelto a trabajar en equipo después de varios años, me convencí de que compartir el espacio de trabajo con otras personas es bueno.

La frontera entre la “vida” y la profesión se trabaja desde la propia casa también es un problema considerable, en particular cuando se comparte la casa con otras personas. Es difícil entender y hacer entender que, aunque parezca que está mirando videos en YouTube, uno está efectivamente trabajando.

Algunos comentarios en el post de Mariano me indican que no soy el único interesado en emprender un proyecto así. No parece, a primera vista, algo descabellado o irrealizable.

Bahía Blanca

La ciudad donde nací y viví hasta los 23 años tiene mala fama. Los artistas en la Capital la juzgan yeta, la nombran por sus iniciales (B.B.) y se tocan las partes. La leyenda urbana habla de un teatro incendiado en los años veinte. No me consta.

La gran presencia militar en la ciudad, con una base por cada fuerza armada, hizo de Bahía Blanca una protagonista importante del proceso militar en Argentina. Otra contribución a la mala prensa.

Pero la peor prensa para la ciudad es su diario: La Nueva Provincia. Desde ahí, Vicente Massot, uno de los más notables reivindicadores del proceso y representante de la derecha más reaccionaria, impone la línea pero no la firma. Vayan como ejemplo algunas citas de la editorial de hoy, acerca de la muerte de Pinochet:

[...] el Chile tomado hoy como ejemplo en el mundo entero fue fundado por el régimen militar y, bueno es decirlo, aunque contradiga un sinfín de lugares comunes, continuado sin demasiados cambios por la coalición de centroizquierda que lo sucedió.

Pero Pinochet le ha dejado a Chile otro triunfo de singular magnitud: el obtenido a expensas de las banderías comunistas. La forma expeditiva, contundente, sin medias tintas, con que puso fin al mayor intento de convertir a un país sudamericano en un enclave marxista merece respeto.

(El énfasis en la segunda cita es mío)

La Nueva Provincia, cabeza del único conglomerado mediático de Bahía Blanca, está a sus anchas en estos días de nuevos desaparecidos, censura e idiotez generalizada.

Agvuá Paguí

Se acabó. Dejo París. Dentro de unas horas voy a estar arriba del avión de Aerolíneas que me lleve de vuelta a casa.

Por una vez voy a usar una frase que detesto: fue una experiencia de gran crecimiento personal

Quizás en unos días, escriba más sobre el asunto.